¿Porque me hice Esclava?

Pues porque me sentí atraída por alguien que me fue conquistando la vida. Creo que todo comenzó cuando me di cuenta de que algo estaba faltándome por dentro.

A mis padres desde muy jóvenes les gustaba mucho ayudar en lo que podían en las necesidades de la parroquia principalmente en las catequesis rurales. Parece que esa fe que tenían tan viva y como la transmitían fue lo que me hizo ir buscando el sentido profundo de mi lugar en el mundo y me llevaba a cuestionar mi propia vida.

Fui aprendiendo a no quedarme igual ante la necesidad de otros. Tanto así que cuando veía algún pobre tirado en la calle me daba mucha impotencia y no sabía por qué no me quedaba tranquila. Las situaciones de pobreza de mi tierra cogían mi mirada y no sabía el porqué.

Estando en la catequesis de la parroquia una vez nos dijeron que levantasen las manos los que querían ser monjitas; y así con las distintas vocaciones y me acuerdo que levante mi brazo sin saber el por qué. Pero eso claro sólo era por la hora de catequesis. No era una idea que me gustara mucho en esa época, ni siquiera quería ir al colegio de las hermanas.

Sólo me gustaba participar en el grupo misionero porque dedicábamos un tiempo a las misiones en lugares pobres. Algunas veces convidaban algún misionero para compartir su experiencia, y me llamó mucho la atención un joven que con los padres del Verbo Divino se fue como misionero a Vietnam.  Me impactaron las fotografías y lo que contaba de la situación que allí se vivía y noté que algo dentro de mí se estaba formando, era como un deseo de también poder hacer algo.

 

Comencé el secundario en una escuela comercial del estado, hice allí de 1ro hasta 3er año. Después no podía mas con la intriga que llevaba en el corazón y no entendía nada porque no estaba tranquila. Les pedí a mis padres que me cambiaran al colegio de las hermanas.

Al estudiar mis últimos años de secundario en el colegio Sagrado Corazón, fui intentando ver qué era lo que hacía que las hermanas del cole estuvieran tan feliz con lo que hacían.

Me intrigaba saber como poder hacer que el tiempo y la dedicación que uno podía poner al servicio, ayuda a uno ser feliz a largo plazo. Fui descubriendo que en el fondo lo que buscaba era el sentido de mi vida, saber cual era mi lugar en el mundo. Quería descubrir qué quería Dios de mí. Me animé a charlarlo con una de las hermanas. Esto fue un ir abriendo camino a lo que quería Dios de mí. Me dí cuenta que me gustaba la idea de poder entregar todo el tiempo a una obra buena que venía de Dios y no sólo dedicar un fin de semana para hacer obras de caridad.  Después de un tiempo de discernimiento inicié este camino de consagración total a Dios. Descubrí cuánto me amaba Jesús a través del cariño de los que me rodeaban principalmente de mi familia. Esto me llevó a querer responderle también con esa misma intensidad. Al experimentar esto dentro de mí me fue llevando a quererlo transmitir en donde el me quiera. Asi fue que ya desde mis primeros años de formación me llevo a conocer tierras extranjeras. Primero Buenos Aires, después Ecuador, Paraguay, distintos lugares de la Argentina donde tenemos colegios, un poquito de España y ahora África, Luanda, donde me encuentro muy feliz, intentando darlo a conocer, viviendo el día a día, entregando no solo un par de horas sino toda la vida. Él sigue conquistando mi vida…

Gracias por esta oportunidad.

Lily, ADC

Para leer más testimonios ADC pincha aquí.

  • Smileys
  • :confused:
  • :cool:
  • :cry:
  • :laugh:
  • :lol:
  • :normal:
  • :blush:
  • :rolleyes:
  • :sad:
  • :shocked:
  • :sick:
  • :sleeping:
  • :smile:
  • :surprised:
  • :tongue:
  • :unsure:
  • :whistle:
  • :wink: