Fátima

Me llamo Fátima, nací en Sevilla (España) hace 45 años. Soy la 2ª de 5 hijos. Mis hermanos: Fran, Inma, Lole y Luis están casados y tienen 3, 3, 2 y 2 hijos respectivamente, con lo cual soy tía de 10 maravillosos sobrinos. Doy gracias a Dios por todos ellos, pues mi familia, en la cual incluyo también a abuelos, tíos y primos, ha sido la cuna de los valores, la buena tierra que hizo posible que germinara la semilla de mi vocación.

Estudié en el Colegio de Sevilla donde encontré conexión con lo que en casa me enseñaban. Participaba en todo lo que se organizaba (grupos de fe, convivencias, campamentos, pascuas…), allí disfruté y crecí por fuera y por dentro.

Entré en la Congregación a los 18 años, después de estudiar COU (el pre-universitario) en los salesianos.

En el postulantado aprendí a conocerme mejor, vivir en comunidad, incorporar en mi vida un ritmo de oración, asumir responsabilidades… Empecé la carrera de biología que interrumpí en el noviciado para dedicarme a la formación propia de esta etapa (con tiempos de oración, meditación, estudio de teología, profundización en la Vida Consagrada…) Hicimos los primeros votos en Málaga (Joy, Victoria y yo)

En el juniorado (etapa de votos temporales), en Sevilla, fueron mis primeros pasos en el aprender a integrar oración, comunidad, apostolado. Acabé la carrera y me dieron el primer destino fuera de una casa de formación: Huelva, lugar que recuerdo con muchísimo cariño por su gente, por el trabajo apostólico y porque fue donde empecé a agarrarme de verdad al Señor.

Allí hicimos  la Profesión Perpetua (Victoria y yo). Desde entonces mis terrenos han sido algunas clases de biología, la pastoral, los jóvenes y la formación de futuras religiosas. Todo un camino de búsqueda y encuentro que me ha ido configurando en la familia Spínola, junto a mis hermanas ADC (verdadera mediación del amor de Dios), Congregación a la que Dios me ha llamado y en la que con su gracia y muy agradecida deseo permanecerle fiel. Actualmente estoy en Ecuador a donde llegué en Julio y donde desempeño el servicio de  Superiora de la comunidad y Maestra de novicias. Nuevo paso de Dios por mi vida.