El Baile

- Bailar: reír, disfrutar, despreocuparnos, amigos, celebrar… De todo eso nos habla este verbo. Bailamos cuando estamos relajados, cuando nos sentimos cómodos, cuando queremos pasar un buen rato; bailamos con los amigos, con la familia, con la pareja… ¿Bailar Contigo, Señor? ¿Qué significa eso? ¿Celebro algo? ¿Disfruto? ¿Me atrevo? ¿Quiero?

- Al bailar nos expresamos, expresa nuestro cuerpo con sus movimientos, el ritmo y la armonía; expresa con el rostro la alegría, el disfrute. A veces nos da vergüenza; no sé bailar eso, qué pensarán, qué dirán, no me quiero equivocar,… Quiero bailar Contigo, olvidándome de lo que digan, piensen, hagan…; sólo bailar Contigo, confiar, y que sea el baile el que exprese, el que transmita.

- Se pueden bailar multitud de músicas, a veces no necesitamos ni oírla, con sólo imaginarla, recordarla, nos ponemos a bailar. Pero ahora quiero bailar Contigo; y en ese baile, ¿qué tipo de música sonaría? Una danza para adorar y alabar; algo clásico que transmita serenidad; algo movido y moderno como signo de ajetreo y movimiento; una pegadiza para recordar la constancia; una para celebrar… ¿Qué música bailaría hoy Contigo?

- Hay bailes de muchos tipos, en algunos de ellos, en que se baila por parejas, es necesario que uno lleve al otro. ¿Me atrevo a bailar Contigo, dejando que seas Tú el que me lleve, el que me guíe? Tú conoces mejor que yo el baile, que me deje llevar por Ti, confíe… ¡HÁGASE!

- Mirándonos al bailar, disfrutando de tu presencia, saboreando que eres Tú, degustando cada detalle, que no se me escape nada: ni en el baile, ni al vivir mi día a día; que te mire a los ojos y disfrute como en este baile.

- Con las manos cogidas. Manos firmes, que me llevan, que dirigen los movimientos llevando el compás, que me dan seguridad. Pero a la vez, en ellas siento la señal de los clavos, manos que me hacen presente muchas realidades, muchas personas, muchas situaciones de sufrimiento, de dolor, de incomprensión. Que mi baile sea para ellos, para alegrar, para animar, para llevar un rayo de color.

- Es curioso, tu pie y el mío levantados a la vez, sincronizados en el movimiento. Estoy dispuesta a dar el siguiente paso, y cómo no, Tú junto a mí, Conmigo. Alentándome, llenándome de tus certezas para que siga bailando, donde Tú digas pero yo, con mi cuerpo, mi ser patoso, mi vergüenza, mi descoordinación… “No pasa nada, pon el pie en el suelo, da el siguiente paso, déjate llevar, y sigue bailando Conmigo”, te oigo decirme.

- La imagen del baile transmite colorido, belleza, vitalidad, fuerza, energía, ganas…, bailar Contigo es eso, es sentir esa VIDA que se me cuela, que me despierta, que me empuja a no parar, a seguir bailando, siempre Contigo. Bailar, contagiar las ganas, transmitir el entusiasmo, la vitalidad… ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Cómo?....