Mujeres Bíblicas 4

4. María e Isabel: se unen las dos para alabar la acción de Dios en sus vidas

Las dos futuras madres reconocen la manera con la que Dios actúa en sus vidas.
Las dos le quieren reconocer públicamente. Isabel reconoce la fe de María y su total confianza en la fidelidad de Dios. María atribuye a Dios todo lo que le acontece : " el poderoso ha hecho obras grandes en mi..." Ella no dijo solamente al principio : " que se haga en mi según tu palabra...", sino que lo sigue viviendo .

"Adorad a aquel cuya grandeza excede
todo lo que podríamos imaginar.
Que este sentido de grandeza de Dios nos penetre de tal manera que se refleje
en todo lo que hacemos y decimos.
Entrad en vuestra propia nada ante la inmensa grandeza de Dios.
Reconoced vuestra dependencia total ante El
y estad preparados para abandonaros a sus deseos.
No pidáis nada más y no deseéis nada más". (L 36)

Oración

Proclama mi alma la grandeza del Señor.
Y mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador.
Porque me ha bendecido abundantemente y me ha hecho capaz de responder.
Derriba mi pequeño mundo y me deja ser pobre ante El.
El cambia mis planes y me da más de lo que podría nunca esperar o demandar.
El me da la oportunidad y la capacidad de ser libre
y de lanzarme a través de mis fronteras.
El me da la fuerza de ser audaz, de contar solo con El;
Porque el se muestra como aquel que es siempre el más grande en mi vida. Me ha hecho saber que si sigo abierta a lo que el desea para El soñará su sueño en mi y lo hará nacer.

Una invitación a soñar el sueño de Dios

Y dice Dios: Yo mismo soñaré un sueño en ti;
mis sueños parecen imposibles, no muy prácticos;
no son para los prudentes;
Algunos de mis amigos prefieren descansar confortablemente,
con los ojos y un corazón sin visión.
Pero para aquellos/as que comparten mis sueños, pido un poco de paciencia, un poco de
humor;
de valentía y un corazón que escucha;
Yo haré el resto.
Ven entonces ahora, estate contenta, es mi sueño que tu sueñas;
mi casa que tu habitas; mi amor que tu compartes... eso significa alabar la acción de Dios en nuestra vida.
 
Mantra

Habla, Señor, yo escucho; que tu palabra se cumpla en mí;
que ella encuentre una morada en mí:


Toma tiempo para un rato de reflexión

Torno conciencia de mis sentimientos, ¿Cuáles son? los identifico.
¿Qué es lo que más me ha llegado?
¿Qué he llegado a agradecer?
¿Cuáles han sido los momentos decisivos en mi vida?
¿Cómo puedo describir mi relación con Dios en este momento de mi vida? Acoge lo que vaya surgiendo en ti...