La hora de amar

 
-    Al aterdecer de la vida, ¡me examinarán del amor!
-    ¿Para qué tenemos tiempo?
-    A veces se nos olvida que todas las horas son para amar.
-    ¿No hay tiempo? ¿No hay amor?
-    Con un reloj como este quizá nuestro ritmo vital, fuese más al ritmo del amor.
-    ¡Es imposible amar a determinados ritmos!
-    Marta, Marta ¿En que te afanas?. María ha escogido la mejor parte.
-    El amor crece al ritmo de un : tic-tac, tic-tac,...
-    Todo lo que se hace, hay que hacerlo amando.
-    Nada de nuetra vida se escapa de la posibilidad de ser amado y de amar.
-    Siempre es tiempo de amar.
-    Si algo nos puede distinguir es vivir al ritmo de este reloj donde siempre hay tiempo para el amor, la entrega,  incluso con cruz, o a pesar de estar en la cruz.
-    ¿qué hora será madre, la hora de amar?
-    Ser contemplativas en la acción, ... ser acción en el amor,...
-    ¡Ojalá nos encontremos con profetas que nos recuerden eso: es la hora de amar!
-    ................................


Y a ti ¿qué te sugiere?