Soy peregrino

Soy peregrino enrolado en el Pueblo de Dios

que caminando va

hacia un único y seguro destino.

La humanidad semeja

la corriente de un río.

Todos caminamos,

pero no todo el mundo sabe a dónde va.

Yo sé a donde voy,

porque yo camino con el Pueblo de Dios.

Se habla mucho de dialogar,

y yo quiero aprender dialogando contigo.

Habla tú primero, ya que tú eres primero.

Yo te escucho.

Haré silencio profundo para oírte.

Después yo te hablaré...

Quiero aprender a dialogar contigo.

Así, cuando lo haga con los otros

seria muy bueno que en mi estilo

se acordaran de ti.

Hermano separado,

si nos damos las manos

habrá menos distancia entre los dos.

Hermano separado, si nos amamos

surgirá la luz.

Marchemos de la mano hacia el destino eterno

donde por siempre unidos estaremos los dos,

estaremos con Dios.

Todos tuvimos culpa, pero hoy

ni tú ni yo somos culpables.

Hoy sólo resta amar. y olvidar.

Y surgirá la luz,

Señor, !os santos saben vivir en todos los

tiempos,

porque en todos los tiempos es lo mismo

el amor.

Ellos no se escandalizan de los cambios,

ni de las deficiencias de los hombres

Son comprensivos,

echan una mano.

Son los seres más humanos de la tierra,

quieren como los hermanos aman a sus hermanos.

Y este modo de amar lo aprendieron de ti.

Consuelo Ojeda