•     Cuando la fe se vuelve discontinua pero sigue marcando la vida, El cariño de Dios sale al paso y nos recompone sin dejar huecos.

•    Ante nuestras “discontinuidades”, nuestras chapuzas a medias, nuestra vida hilvanada,...  El cariño de Dios  y el de tanta gente en su nombre, no se cansa de recomponernos, perdonarnos y  seguir confiando en nosotros.

•    “En mi debilidad, me haces fuerte. Sólo en tu amor me haces fuerte…en mi debilidad te haces fuerte en mí.”

•    Una mano amiga que sale al paso de las necesidades, rellena huecos, pinta espacios de encuentro… ¡Se nota, se siente, Dios está presente!

•    Donde yo no llego, no puedo, me rindo… Él llega, puede, y no abandona.

•    ¡Qué suerte!, ¡La misericordia de Dios “nos pisa los talones”!

•    “ Señor Jesucristo, sintiendo mi pobreza, … solo te pido tu caridad que me transforme y …”

•    …

Y a ti ¿Qué te sugiere?