Mi vida es una escalada
Me entusiasmaron las cumbres,
las montañas.

Toda mi vida es compendio
de muchas ansias.
Siento como el alpinista
la irresistible llamada
a subir... no sé hasta dónde
de la montaña.

Así me encuentro conmigo
Y soy yo.
Y todo es a la luz blanca
de un soñar siembre con algo
¬que no se abarcará.

El escalador conoce
que a veces rodando baja,
pero no pierde de vista
la cumbre alta.
Y sigue con el empeño
de la montaña.

Consuelo Ojeda