Señor,
deja a tu intimidad
entrar en mi intimidad.
Todo eso tuyo
que respira amor,
todo tu estilo
que me anima a dar,
todas las cosas
que dejan tu paz,
haz que las viva
en mi corazón.
Interioriza
Tu manera de ser
en mi modo de ser,
en lo que es mío,
en lo que tengo yo.
Que yo deje de ser
y tú quedes, Señor.
Todo es tan relativo
en el vivir
cuando escucho tu voz,
y me llega tu luz
cuando siento que eres
en todo gratuidad...
Yo te quiero rogar
que me alcance tu amor.
Yo vengo a pedir
por tu inmensa bondad
que me alcance tu amor
y tu paz.

Consuelo Ojeda