Todo lo espero de Ti,
el amor, la dicha, la alegría,
el consuelo, la esperanza, la compañía…
Como un animalito pequeño
me acerco cada día a comer de tu mano
y me vas saciando
tanta hambre de presencia
como siento por dentro.
Nada me vendrá de fuera,
todo, en cambio, de tu cuerpo
Y yo me afano,
me enloquezco,
salgo a buscar alimento
y como fui
regreso
con huecos
con espacios
de aire,
de soledad,
de desierto….
¡Pero si todo me viene de Ti!
La Fe, la calma, el misterio,
el infinito, el instante,
todo el Universo regalado
en mi pecho.
Yo todo lo espero de Ti
a veces sin quererlo.
Tú me irás dando el Todo
cuando Tú veas y comprendas,
siempre a Tu Tiempo.     
 
Irene del Río