-    Pero...¿pintar no es estar “dale que te dale” al pincel?
-    Comenzar a pintar es comenzar a contemplar, comenzar a vivir es comenzar a saborear, comenzar a trabajar es comenzar a orar.
-    ¿Quién me enseñará a pintar así?
-    ¡Qué bonita una escuela de pintura que comience sin pincel!  ¡Dichoso aquel que tenga un maestro que le enseñe!
-    Marta y María. Dos modos distintos de pintar. Dos modos complementarios de realizar una obra de arte.
-    La boca, las manos, la vida, habla, hace y es, aquello que rebosa en el corazón. ¿Qué “pinto” yo?
-    Me encantaría que alguien al vernos rezar comentase con otros:
“-¿Qué hacen?,    
- Están educando, formando corazones.

-    Detrás de un artista hay mucho de mirar y dejarse empapar, de contemplar. Detrás de todo santo hay mucho de mirar y dejarse empapar por El, mucho de amor contemplativo.
-    ¡Ojalá mi oración y mi acción sean unidad en mi vida! ¡Me habré convertido en pintor!
-    ¿Pastoral de eficacia, de haceres de lienzos y pinceles y/o pastoral de tiempos muertos, espacios abiertos, de silencios y silbidos?
-    ...
-    Y a ti ¿Qué te sugiere?