Empuja con tu fuerza
la vela de mi barca,
que yo no se remar,
y está lejano el puerto
y picada la mar
0 mejor...
engancha tú mi barca
a la tuya
que a compás de tus remos
yo empezaré a remar.

Consuelo Ojeda