Lo que el amor de Dios hace posible

Misión en San José (Venezuela)


Nos fuimos desde el 04 de Julio, hasta el 07 del mismo, de misión a San José del Sur, es un hermoso pueblo de la ciudad de Mérida, pequeño en su centro, pero con muchos caseríos a su alrededor y con  las casas a una larga distancia las unas de las otras, pero con gente muy sencilla y sobre todo con una fe firme y entregada.

Éramos un grupo de seis, María Daniela, Aixa Hache, Aylin Quintero, Canaima Martínez, Aleskath Ponte y Hna. Ledys. Salimos del colegio San Javier a las 8:00am y llegamos al pueblo a las 10:30am.

El objetivo   de la misión era brindar una experiencia a las jóvenes, que no se fueran a su casa de vacaciones así sin más y ciertamente la misión resultó muy positiva, tanto para ellas como para el pueblo. Fue una oportunidad de encuentro personal con Jesús en las oraciones de la mañana y la noche, además de tener la oportunidad de llevar el mensaje del amor de Dios a los hogares.

Siento que fue una verdadera escuela para ellas, puesto que Dios siempre es quien guía y acompaña, además por ser su primera experiencia de misión, ellas estaban sorprendidas de todo, pero disponibles y abiertas al querer de Dios, lo que hace que la misión sea generadora de verdadero encuentro con quien es el Gran Maestro, Jesús.

La gente del pueblo nos recibió con cariño y alegría; cabe destacar que es un pueblo que no tiene sacerdote siempre, sino que viene una vez al mes o cuando puede, por lo tanto no tienen mucha costumbre de ir a la iglesia y además cuentan que los visitan mucho los hermanos evangélicos, sin embargo mantienen su fe católica. Para ellos era de gran alegría que misioneras católicas llegaran hasta sus casas.

El Señor siempre nos sorprende y va conquistando nuestro corazón, dejemos que Él siga tocando nuestro corazón  para ser verdaderos instrumentos de su amor, el mismo Jesús dijo: “es mucho el trabajo y pocos los obreros, recen para que se envíen más obreros” ahí está nuestra tarea. Pidamos la gracia de ser reflejos creíbles del amor personal de Dios.

Ledys Labrador. Adc.

{pgslideshow id=48|width=100|height=100|delay=3000|image=M}