En la última semana del pasado mes de  noviembre fue posible para nosotras reforzar un poco más el sentido de pertenencia congregacional por medio de la visita del gobierno  General a través de la secretaria General kity. Que, además de alegrarnos con su espíritu joven, alegre, nos ha posibilito enamorar un poco más “de lo de Dios”, estar en sintonía con lo congregacional, aspirar a lo que aspiraban nuestros fundadores y nuestras hermanas que fueron fieles al carisma y que ya nos preceden en los cielos.
Su paso por nuestra comunidad le permitió acercarse un poco a  nuestra realidad comunitaria y escolar vivida en el  Centro Cardenal Spínola,  prestar  su generoso servicio recordando a todas lo fundamental de nuestra espiritualidad y que mantiene encendida en la Congregación el mismo espíritu suscitado en Marcelo y Celia, inculcando también  en nosotras, las novicias, el anhelo de toda Esclava: la santidad.

Nos queda la gratitud de ver reflejado en el rostro y en las actitudes de una hermana la característica de una verdadera Esclava: la sencillez y cercanía que hace a todos sentirse “en casa”, la alegría que contagia, el servicio “callado” y entregado, el involucrar haciendo suyo lo que es de sus hermanas… nos queda también el deseo de seguir alimentando de lo que nos ha dejado; de lo que Dios nos ha hablado a través de ella.

Gislany