La clase de guitarra, nació el 10 de marzo 2013, cuando asistimos (con algunos alumnos en el colegio) la Misa Juvenil en Quito Sur. Había grupos de jóvenes que cantaban en la misa con instrumentos musicales distintos. Nuestros alumnos se animaron en aprender a tocar la guitarra. Desde entonces, empezamos las clases de lunes a jueves por aproximadamente una hora, eso en seguida de sus clases en el colegio.

Dos alumnos de otro centro también se unieron a nosotros. Los estudiantes vienen movidos por su propia voluntad e interés ya que la clase no es obligatoria. Gracias a Fátima que comparte su talento con nosotras, y así estoy contenta de compartir con  los demás el don recibido.
Jerline

(Fátima aclara que la profe es Jerline: “maestra ciruela que sin saber leer puso una escuela” y que tanto la profe como los alumnos están súper-motivados. Está siendo un espacio bonito en el que chicos de todo tipo, algunos con fracaso escolar, sacan sus recursos y disfrutan juntos)

EXPERIENCIAS:

Mi experiencia de la clase de guitarra ha sido hermosa porque he aprendido mucho y he conocido más compañeros. Me he divertido y he aprendido que la vida esta hecha de música. También he podido sentir relajamiento por medio de la guitarra. Cuando toco la guitarra, me olvido todo – es un momento de libertad y de paz. Hay veces que no puedo interpretar pero nos enseña con paciencia y nosotros hacemos el mayor esfuerzo para que nos salga bien y que se escuche bien.

Me he dado cuenta que el mundo está hecho de música, en la belleza de la naturaleza y sus animales, en el soplo del viento y en muchas cosas más. Pero si no hubiera el sonido, no hubiera música en el mundo.

                                        Sarahi Guevara

Desde que entré en el curso para aprender a tocar la guitarra, me emocioné mucho, porque la guitarra es un instrumento que amo y que siempre he querido aprender a tocar. El primer día que fui, fue maravilloso porque fue la primera vez que toqué la guitarra, mi instrumento querido, me sentí maravillado y muy contento.

Yo siempre que toco la guitarra me esfuerzo al máximo para aprender siempre más y prosperar muchísimo.

                                    Alexander Méndez

Mi experiencia en la clase de guitarra ha sido bonita. Al principio me pareció muy difícil la ubicación de las notas y el rasgado. Pero poco  a poco me fui acoplando a la modalidad como enseñaba. Así fui aprendiendo las canciones en la guitarra y hasta el día de hoy algunos rasgados me parecen difíciles pero estoy trabajando en ellos.

Le agradezco mucho por la paciencia y cariño que puso para enseñarnos la hna Jerline y también el compañerismo que hay entre amigos.

Estoy muy contenta de aprender a tocar la guitarra.

                                        Karen Culqui