Imagino que más de uno se habrá preguntado qué ha pasado con la ventana. Como bien imagináis no ha sido falta de vida sino justo lo contrario.

Tras el último compartir en el blog, tuvimos la celebración del Sagrado Corazón en el cole con sus altares…, el campamento, clausura de los grupos de fe y de las clases de guitarra, ¡¡estuvimos en la radio!!, nos fuimos de Ejercicios, celebramos las bodas de oro de Carmen Payar y las de plata de Lourdes y Fátima, hubo despedidas… y como broche de oro, el cierre de etapa, LA PROFESIÓN.

Aunque por detrás en el tiempo, no queremos dejar de compartir en próximas entradas lo que fue la celebración de “bodas”, la profesión y alguna que otra despedida preparando el cierre de esta ventana y quizás la apertura de otra en la “6ª planta”.

Cada novicia, después de profesar, ha regresado a su país y el noviciado internacional se ha trasladado por dos años a Madrid, en este momento con sede en la 6ª planta de nuestro edificio de Chamartín.